3. En la página web

http://www.lanuovavia.org/chiesacattolicaromana_1.html

 usted escribe lo siguiente: ' Ahora, con la gracia de Dios, demostraré que no es en ningún modo por medio de obras que se llega a ser librados de los pecados, que no es por medio de obras llegar a ser justificados, que no es por medio de obras como se obtiene la remisión de los pecados, y que no es por medio de obras que se obtiene la vida eterna [2], sino sólo y exclusivamente mediante la fe, o sea por la gracia de Dios  (gratuitamente). Y que por esto todo merito humano está excluido de manera absoluta; todo esfuerzo humano para ganar la salvación es inútil y ofensivo para con Cristo Jesús. La salvación es por gracia totalmente por gracia; el hombre no debe ganársela, sino solo recibirla de la mano de Dios. Este es el mensaje básico del Evangelio; si falta éste, falta el Evangelio. Y en la iglesia católica romana falta precisamente éste, el Evangelio de la gracia de Dios. Ahora lo demostraré'. Independientemente de la verdad de esta tesis y de la bondad de su demostración, ¿ no piensa que se deduce que es inútil observar los mandamientos de Dios, si al fin y al cabo la salvación nos es concedida por Él de manera arbitraria, por gracia y sin necesidad de ganársela? ¿ Si las practicas religiosas no tienen nada que ver con nuestra salvación, qué sentido tienen?

 

 

 

Referente la salvación, repetidamente he explicado que la salvación es gratuita porque no es en virtud de obras que se obtiene mas solo mediante la gracia de Dios por medio de la fe. Obviamente el recibir la salvación es para el hombre el punto de partida de un nuevo camino, el de Dios, le queda de caminar hasta el final de manera digna de la santa llamada que Dios le ha hecho. ¿Y cómo deberá o podrá caminar de manera digna de Dios, mas que observando sus mandamientos? Entonces los mandamientos no son inútiles de observar, al contrario, son muy útiles tanto que Pablo dice a los Corintios que   "observar los mandamientos de Dios es todo" (1 Corintios 7:19). Observando los mandamientos de Dios nos hacemos un tesoro en el cielo, en el sentido que por haberlos observados se obtendrá de Dios un premio en aquel día. Premio que sin embargo no es la vida eterna, porque ésta es EL DON DE DIOS. Entonces por medio de la fe, después de haberse arrepentidos, se obtiene la remisión de los pecados y la vida eterna, y mediante la observancia de los preceptos de Dios nos hacemos un tesoro en el cielo. Para hacerles un ejemplo practico, creyendo en Cristo somos salvados del pecado y del infierno, dando limosnas a los pobres, ayudando a las viudas y huérfanos, visitando los enfermos, no regresando mal por mal, etc. nos hacemos un premio en el cielo, que en aquel día Dios hará conocer a cada uno de nosotros. Más hemos trabajado por el bien de nuestro prójimo entonces más grande será nuestro premio. Entonces nosotros estamos muy motivados en observar los mandamientos de Dios. También porque si decimos de tener fe sin tener obras, nuestra fe será una fe muerta, una fe inútil. Sin embargo repito que la salvación del alma ES POR GRACIA.

 

 

Índice