22. Si Dios quiere que todos los hombres sean salvos, ¿por qué al final no salva a todos?

 

 

 

Porque donde dice: "quiere que todos los hombres sean salvos" (1 Timoteo 2:24) no significa que Dios haya decretado que todos los hombres sean salvados. Mas bien significa que Dios quiere salvar gente de todas razas, lenguas, nacionalidad, posición social y posición económica, etc. ; esto se deduce del contexto del cual estas palabras del apóstol Pablo son mencionadas, este es el contexto: "yo exhorto entonces, antes de cualquier otra cosa, que se hagan suplicas, ruegos, intercesiones, rendimiento de gracias para todos los hombres, para los reyes y por todos los que están en autoridad, para que podamos llevar una vida tranquila y calma, en toda piedad y honestidad. Esto es bueno y aceptable en la presencia de Dios, nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvados y lleguen al conocimiento de la verdad. Porque hay un solo Dios y también un solo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús hombre, el mismo que dio a sí mismo como precio de rescate para todos; hecho este que tenia que ser testificado a su tiempo, y para testificar del mismo yo fui constituido predicador y apóstol (digo la verdad, no miento) maestro de los gentiles en fe y verdad" (1 Timoteo 2:1-7). Como se puede ver, estas especificas palabras de Pablo siguen una exhortación de orar para todos los hombres, para los reyes y para todos los que están en autoridad, por lo cual estas en aquel contexto son una amonestación para aquellos que podrían ser inducidos a pensar que para una cierta categoría de hombres no hay necesidad de orar porque la salvación no es para ellos.

No puede no ser este el significado de aquellas palabras dichas por Pablo porque en otros lugares de la Biblia Pablo hace entender que Dios no quiere hacer misericordia a todos los hombres, por ejemplo él dice a los santos de Roma que        Dios hace misericordia a quien quiere y endurece a quien quiere (Romanos 9:18); que Él "queriendo mostrar su ira y hacer conocer su poder, ha soportado con mucha benignidad a los vasos de ira preparados para la perdición" (Romanos 9:22). Y luego, ¿ qué diremos de cuando Pablo dice cuál será la suerte del impío que hará su aparición antes de la venida de Cristo? ¿No es esta una confirmación mas que Dios no quiere que este ser humano despreciable sea salvo? ¿O quizás tu crees de ver en estas palabras: "Y entonces será manifestado aquel inicuo, a quien  el Señor Jesús matará con el Espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida" (2 Tesalonicenses 2:8) que Dios quiera salvar aquel inicuo?

Ciertamente si Dios quisiese, o sea si hubiese decretado de, hacer misericordia a todos, al final salvaría a todos porque no hay nadie que le pueda impedir de ejecutar un decreto de Él. Escucha, desde luego lo que Dios ha declarado por medio de Isaías: "recuerden el pasado, las cosas antiguas: Porque yo soy Dios, y no hay ningún  otro; soy Dios, y nadie es parecido a mí; que anuncio el final desde el principio, y mucho tiempo antes predigo las cosas que todavía no han pasado; que digo: "mi plan subsistirá, y ejecutaré toda mi voluntad; que llamo del oriente una ave de rapiña, y de una tierra lejana el hombre que ejecute mi plan. Sí yo lo he dicho, y haré que pase; he formado el plan y lo ejecutaré" (Isaías 46:9-11); precisamente porque no es un decreto de Dios la salvación final de todos, Él al final salvará solo algunos, los elegidos.

Quisiera terminar diciéndote esto: fíjate bien que aquellas palabras de Pablo con las cuales él dice que Dios quiere que todos los hombres sean salvados, son todavía tomadas por los Universalistas, o sea para los que sostienen que al final Dios salvará a todos por su bondad. Ellos de hecho sostienen que cuando Dios dice de querer algo nadie se le puede oponer, por lo cual nadie podrá evitar a Él de salvar a todos y no condenar a nadie.

 

 

Índice